No, tú no.

Image result for poor kid

 

Cuando llamaron al chico que estaba enfrente, seguro estaba de que él era el siguiente. No comprendía de favoritismos ni de clases. Nervioso, se secaba las manos sudadas en su sucio jersey. En la plaza, el payaso “Manolín” sigue haciendo bromas con el crio y al final, le entrega un globo en forma de elefante. «Ojalá a mí me haga un caballo», piensa inocente. Su sonrisa se desborda, a la vez que sus ojos se anegan al ver que lo brincan y eligen al rubito detrás de él.

 

#Reto5líneas  (Llamaron, comprendía y seguro.)

 

Este micro tuvo su origen en un video que vi en Facebook, de un niño negro al que molestan en un parque. Me molestó ver como la madre tiene que sacarlo ante el acoso de los demás niños. Deleznable actitud y asco de generación. Me hizo darme cuenta que no hay punto medio, las bromas y las malas acciones tienen que parar ya.

Saludos.

José

Advertisements

Señora

old couple

 

Una leve brisa mueve las ramas de los árboles y despeina los canosos cabellos de la bella señora. Lleva en sus manos una canasta cubierta por un mantel. Su rostro curtido por el sol muestra las señales de mil batallas. A paso lento, seguro espera a que se abra la reja y avanza el resto del camino. Extiende el mantel sobre el pasto y saca los alimentos. Llena dos vasos con refresco y brinda, como desde hace 15 años, por su esposo muerto quien sonriente, le devuelve el saludo.

 

#Reto5líneas (Señora, leve y árboles)

La propiedad de las imágenes, no es mía.

Historias de amor

Image result for snowy cabin


Cuando sopla el viento y levanta la nieve, es cuando más fuerte se hace el recuerdo. Me cala hasta los huesos poner otro madero en la estufa. Es sorprendente que aún pueda hacerlo. Las piernas me fallan y la espalda me mata, pero mi bella Adelaida no tiene la culpa de esto. Es por ella que me levanto todos los días y voy a cortar leña. Ya vendrá el tiempo del deshielo y la policía me llevará por haberla matado, pero mientras tanto, conservo bello su cadáver para mí.

#Reto5Líneas Cuando, recuerdo y sorprendente

Los ojos de un niño

Image result for smart kid

El niño miraba con ojos grandes el movimiento dentro de la cabina del avión. Su madre le había ajustado el cinturón y le había pedido un poco de silencio. La gente que abordaba tenía diferentes expresiones, unas de fastidio, otras de alegría, pero la mayoría de resignación. El avión tenía dos horas de retraso, muchos perderían sus conexiones y todos llegarían más tarde a casa de lo que esperaban. Las azafatas, en un desesperado intento de aliviar la tensión, repartían chocolatinas y refrescos. Una de ellas le sonrió al verlo y con la mano izquierda recorrió la cortina que separaba la primera clase de la clase económica.

Juan no entendía la magnitud del muro que se levantaba entre él y las golosinas. Con ojo inquisitorio miro a su madre, que solo se contentó con sonreírle mientras le acomodaba el flequillo.

—No nos toca, es solo para la gente que pagó boleto más caro, que tiene más dinero.

Sin perder detalle, seguía los movimientos de esa gente que “tenía más” que él y su madre. En cierto modo le molestaba que la cortina fuera transparente, solo un pedazo de tela que separaba a los seres humanos en diferentes categorías. Una señora regordeta sacó un bocadillo de su bolsa y se lo ofreció con una sonrisa. Juan tenía mucha educación y lo rehusó amablemente.

Continue reading

Agradable condena

Image result for baby diaper

Si hablamos de lo justo, eso sería pensar que el pequeño diablo nos dejara dormir. Pero no es justicia lo que se imparte en esta corte. Aquí se paga lo que se hace, se purgan condenas y se regresa hasta el último centavo en especie. No hay influencias, ni reducciones de castigo por buena conducta. Dicen los que han pasado por esto, que recién a los dieciocho o diecinueve años, empiezas a ver la luz. Este asunto de la paternidad, debería venir con advertencia en el paquete.

 

#Reto5Líneas (justo. diablo y dormir)

La llamada

Image result for llamada triste

Aprieta el teléfono con tanta fuerza, que sus venas se hinchan y parecen rivalizar con la blancura del cordón del aparato. Tenía listo el discurso, con cuidado lo había puesto a tono para que fuera convincente. Era tanto lo que tenía que decirle y con tanta la ilusión que le marcó, que no podía dar crédito a sus oídos cuando escuchó la voz de Amelia, no le quedaba duda, le había mentido, escucharlo le habría salvado la vida, la habría reconfortado, pero él no contestó.

Continue reading