Reproducción controlada

Image result for new born

Las sombras cubren las paredes desnudas de su departamento. Oficialmente tenía edad de reproducción, veinticinco años. El autómata de pie frente a su cama, lo ha pedido rubio y musculado. Una fantasía estúpida, lo sabe, pero no se ha podido resistir. Lo observa a través del plástico que lo cubre. Sus facciones son lindas y su cuerpo es perfecto. Se levanta y lo descubre, lo examina de cerca. No está activado, el control en la mesa, junto al grueso folleto de instrucciones.

1.- Descubrir el modelo y comprobar número de serie con el de su orden.

2.- Revisar el reporte genético y de ADN del semen.

3.- Variaciones de hasta 3 % son perfectamente aceptables.

4.- Revisar que el espécimen este cargado al 100 %. Omitir este paso puede resultar en resultados no óptimos.

5.- Un mínimo de tres interacciones es necesario para incrementar la posibilidad de éxito.

 

 

Image result for human robot

Y así continuaba el listado que eliminaba la humanidad de la concepción. La tierra no podía permitirse la lotería genética. Todas las aspirantes eran revisadas minuciosamente y solo entonces, al llegar a la edad, se les proporcionaba un “Procreador”.

Con un suspiro decide que no le gusta, tenerlo ahí solo refuerza su convicción de seguir adelante con el plan.

Las hembras (término legal desde el cincuenta) que no cumplían los requisitos mínimos pasaban por un proceso de esterilización por el que eran remuneradas substancialmente. El sonido del timbre la asusta, llega temprano. Cerrando su bata de seda abre. Jacques está ahí, con su hermosa sonrisa.

—¿Ha llegado?

—Lo han traído esta mañana.

Curioso se acerca a inspeccionarlo, pasa su mano por un brazo y sonríe al ver el contraste entre el color oscuro de su piel y la blancura de la piel artificial.

—¡Rubio! —exclama sorprendido—. ¿Sabes qué pasará cuando el bebé nazca y no tenga las características genéticas predeterminadas?

—Lo sé y no me importa. Ambos estamos sanos, yo quiero un hijo tuyo, no de una granja de semen. La sola noción me asquea.

Coqueta y lentamente, lo acerca mientras le quita el cinturón.

—Dime que no quieres hacerlo —le dice con voz melosa al oído—. Un bebé que sea nuestro.

Ambos sucumben al deseo y la consumación de su amor es presenciada por el robot. En medio de la batalla, Jacques tira el control de la mesa y una luz se enciende en los ojos del autómata. La grabación da inicio.

Acurrucados en la cama, bajo la mirada vacía de su guardián, Marie le dice:

—¿Sabes que tengo que hacerlo, verdad?

—Sí, solo que no me pidas que sea testigo.

—No podría hacerlo contigo en la misma habitación.

Se duchan.

Una vez sola, Marie recoge el control del piso y enciende la unidad. Una serie de pitidos y un zumbido leve le indican que está iniciando operaciones. La “piel” adquiere un tono rosáceo.

—Indicar modo —dice con voz metálica.

Ella toma el instructivo y decide que sea un encuentro en silencio; no sabe si podría resistir el modo romántico. Se quita la bata y se recuesta en la cama, que aún mantiene el calor de su encuentro previo.

—Modo en silencio.

Sin mediar otra palabra, el androide se inclina sobre su cuerpo.

Image result for robot love

*****

En la unidad de mantenimiento se enciende una alarma en la pantalla.

—Tenemos una anomalía en el espécimen T-914, un falso inicio.

—Revise el reporte de operación.

—Se accionó la cámara, tal vez de manera accidental. Después el funcionamiento es normal.

—¿Tenemos el video?

—Lo estoy subiendo al servidor.

—¿Prioridad?

—Amarilla, seguro fue un pequeño error.

*****

Jacques y Marie esperan la llamada del doctor, el embarazo progresa de manera favorable y pronto estará lista para dar a luz. Saben que es una imprudencia que Jacques este ahí. Ambos saben lo que pasará cuando nazca el bebé.

«Marie St. Jermaine, favor de pasar a las oficinas generales».

Se pone de pie y sigue las instrucciones, sabe que algo no está bien, ¿algo malo con su bebé? Los exámenes no habían revelado nada extraño, sin embargo, su mente piensa en la posibilidad.

Se sorprende al ver a dos policías en la entrada de la oficina. Una nerviosa recepcionista le toma el nombre y la pasa.

—¿Señorita St. Jermaine? Tome asiento, por favor.

Un policía apaga las luces y un monitor se enciende. Un grito escapa de su garganta al ver el video.

—Marie St. Jermaine, se le acusa de violación del Tratado de Reproducción. Se ordena la terminación inmediata de su embarazo…

Ya no escucha más.

 

**********************************************************************************

**********************************************************************************

Mayo 12, 2017

Escena 44 de Literautas. Ya prontos a las vacaciones del taller. La consigna de este mes, era hacer un relato que incluyera las palabras, sombra y seda (singular o plural) y como reto adicional, que tuviera lugar en un futuro distópico.

La verdad, nunca había intentado hacer algo así, pero me vino la idea y fue imposible parar. Sé que tengo áreas de oportunidad y crecimiento, pero para ser mi primera vez, quedé muy satisfecho con el resultado.

Seguro que si me lees, tendrás muchas preguntas. Fue a posta no poner explicaciones largas, creo que hay suficientes pistas para llenar los huecos y hacerse una idea de ese futuro.

Una vez más, agradezco tu visita y si te place, me encantaría saber tu opinión.

Saludos.

José.

Advertisements

One thought on “Reproducción controlada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s