Músico callejero

Track sugerido para leer este relato. Los derechos de la música así como de las imágenes en el video no me pertenecen.

Feels so good

 

Músico Callejero

musico callejero 2

El abuelo sonreía al ver la cara de asombro de su nieto. Muchacho torbellino, siempre andaba saltando y brincando. Lleno de una vitalidad que él envidiaba. El músico llegó y se instaló bajo la sombra de un gran álamo. Sacó su instrumento, puso su atril y acomodo sus partituras. Una vieja franela roja le sirvió para limpiar la boquilla que cuidadosamente colocó en su lugar. Puso su viejo sombrero frente a él, colocando un par de billetes que sirvieran de gancho. Elevó su mirada al cielo y llevó la trompeta a su boca.

Miguelito no se había percatado de nada de esto, ocupado como estaba persiguiendo mariposas, fingiendo ser un “ninosauio”.

Las primeras notas empezaron a inundar el parque y el niño se detuvo. Curioso buscaba el origen del sonido.

—Abuelo, ¿qué suena? —preguntó mientras lo tomaba de la mano.

trompetista

 

—Mira allá chaparro —Apuntó con el dedo hacia el hombre que con maestría compartía su arte en aquella calurosa tarde.

—¿Qué hace?

—Es un trompetista, eso que toca se llama trompeta, en el mundo de los músicos se conoce como instrumento de viento o viento-metal.

Soltó una pequeña risa al ver el desconcierto en la cara del niño.

—Siento cosquillas en mi panza con la música.

—Es verdad, el sonido llega a tu cuerpo y te provoca sensaciones.

—Pero, ¿cómo lo hace? —preguntó quedo mientras con paso lento se aproximaba al músico.

trompetista 3

Francisco se apoyó en el bastón y siguió a su nieto. Se sentaron en la banca contigua al espectáculo. El niño había perdido todo el interés en ser T-rex, hipnotizado no perdía de vista los movimientos del hombre mientras continuaba tocando.

—Se le van a tronar los cachetes, abuelo —dijo soltando una risita—. Parece muy difícil.

El trompetista, al escuchar el comentario le guiño un ojo, acción que logró romper el hielo.

Abuelo y nieto fueron los únicos testigos de aquel concierto de verano.

Chuck Mangione, Herp Albert, Chilo Morán y otras versiones de clásicos modernos y otros no tanto, llenaban sus oídos. Miguelito seguía embelesado. Algo en su interior cambió, las suaves e hipnóticas notas del jazz llenaban su cerebro.

El abuelo sacó un par de billetes de su cartera y los puso en sus manos.

—Ponlos en su sombrero.

El niño lo miró asombrado.

—¿Ahí en el suelo? —preguntó extrañado—. No abuelo, el toca muy bien, mejor se los doy en la mano cuando termine.

Una nueva dinámica se inició ese día. Miguelito llegaba como tromba los domingos en la mañana a jalar a su abuelo para que se fueran al parque.

Sebastián agradecía tener una audiencia tan fiel para desplegar su talento. En ocasiones le permitía al niño tomar la trompeta e intentar tocar. “Es dificilísimo” decía el niño mientras los dos adultos reían.

*****

trompetista 2

Cuarenta años han pasado de ese verano inolvidable. El parque es el mismo, si acaso las bancas en urgente necesidad de pintura. El álamo sigue ahí, una visión impresionante, una presencia épica en el parque. Con paso seguro, un hombre se instala bajo su frondosa sombra, coloca el atril y las partituras. Después, con mucho amor saca una trompeta de su maletín. Una vieja franela roja le sirve para limpiarla, ajusta la boquilla y lleva el instrumento a sus labios. De a poco las notas llenan el vacío parque. Él toca para él, para sus recuerdos, para los pájaros que guardan silencio. Para la ardilla que detiene su andar por la rama y le presta atención. Con maestría ejecuta las piezas sin descanso. Su corazón henchido de felicidad. Sabe que no está solo. Levanta la vista al cielo y en medio de las nubes le parece ver a su abuelo y a Sebastián, que lo miran orgullosos.

Unas risas de niños lo sacan de su contemplación. Corriendo por el parque vienen los gemelos, Paco y Sebas, son su mayor logro. Llegan a su lado y circunspectos se sientan en la banca. Al poco tiempo llega su mujer. Su vida es completa.

Por el lado poniente, se acerca un hombre mayor, lleva de la mano a una niña pequeña. Miguel le sonríe al ver la sorpresa dibujada en su pequeño rostro.

—¿Qué hace ese hombre Tata?

Tal vez sea el comienzo de un nuevo ciclo, piensa mientras lleva la trompeta a sus labios y sopla.

*****

Relato 12 del reto 1 al 52

Les quiero compartir me felicidad de que por fin, parece que el bloqueo se ha ido, las musas me han sonreído y he ligado dos relatos, este que aquí presento dentro de mi reto del 1 al 52 y otro que ya les presentare, ya que es para el taller de Literautas. Hoy por la mañana fui a desayunar a un buffet, entre el mar de gente, empecé a escuchar las notas de una trompeta. En un inicio pensé que era la música ambiental, pero luego me percaté de que un músico estaba tocando en vivo. Este relato salió de ahí.

Espero sea de su agrado y como siempre, agradezco de antemano su fina atención al leerme.

Saludos

José Torma

Advertisements

5 thoughts on “Músico callejero

  1. Que felicidad José, me alegra que salieras de tu bloqueo y al parecer vienes muy fértil (de ideas, de ideas). Me ha agrado mucho la anecdota detrás del relato, porque cualquier cosa puede inspirarnos y me alegra que te sintieras inspirado con un buen desayuno, musica en vivo y una musa que se te colgó del cuello. Abrazo amigo de letras…

    Liked by 1 person

  2. Me ha encantado este relato José y también que el bloqueo haya desaparecido. La música que has elegido para acompañarlo ha sido una grata sorpresa. Le va como anillo al dedo.
    Me quedo con las ganas de leer el segundo relato que has preparado para Literautas. Buena escritura, compañero.

    Liked by 1 person

  3. Hola José, me agradan tus historias en donde el protagonismo es, en buena parte, la inocencia de un niño. Felicidades.
    Hasta pronto.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s