Opción 1, 2 o 3

vasos

—Una de las tres bebidas es mágica —dijo el encapuchado a las tres asustadas hermanas—. La cosa está así, sus padres solo pudieron conseguir una parte del dinero, por lo que solo vamos a soltar a una de ustedes. Las demás ya no tienen utilidad para nosotros, asi que pusimos veneno en dos de las copas. Las voy a desatar y tienen una hora para determinar quien regresa a casa. Yo podría decidir quién muere, pero creo que les daré la oportunidad de que sean ustedes las que elijan de que vaso van a tomar.

Sin decir otra palabra, les cortó los amarres y salió del cuarto. Pasados los primeros minutos, Elvira habló primero.

—¿Qué vamos a hacer, cómo elegimos los vasos?

—¡Yo no tomaré de ninguno! —gritó Ludmila, la más pequeña—. Es horrible lo que se pide de nosotros. ¿Cómo decidir algo que es aleatorio?

—¿Quién dice que tenemos que beber? Podemos tirarlos, así tendrán que soltarnos a las tres —dijo Rosaura.

—No creo que funcione —intervino Elvira—. ¿Qué te hace pensar que nos liberarán si no hay dos cadáveres cuando regresen? Tenemos que hacerlo.

Ludmila rompió en llanto, se sentó en el suelo y enterró su cabeza entre las rodillas.

—Tu eres la mayor, Elvira, tu elige el orden —dijo Rosaura mientras la empujaba hacia la mesa—. ¿Crees poder tomar esa decisión?

—No veo que tengamos alternativa. Sus instrucciones fueron claras.

—¿Vas a confiar en la palabra de un delincuente? —Con frustración la soltó del brazo y fue a sentarse con su hermana—. Si crees poder hacerlo, te reto a que bebas tu primero.

Elvira tomó asiento y empezó a examinar los vasos. Idénticos por fuera, pero con líquidos de diferentes colores. Uno a uno los fue acercando a su nariz, pero no lograba distinguir cual era veneno y cual no. Resignada tomó el vaso de en medio.

—Voy a hacerlo —dijo decidida—, y que Dios me perdone.

Rosaura vio como llevaba la bebida a sus labios sin poder dar crédito a sus ojos.

—¡Espera hermana, no lo hagas! —gritó desesperada. Elvira apuró el trago y vació el vaso del turbio líquido.

—Está hecho —dijo resuelta.

Rosaura y Ludmila corrieron a abrazarla, pero con un ademán las detuvo.

—¡No se acerquen!

—¿Qué has hecho idiota? —preguntó Ludmila con lágrimas en los ojos—. ¿Qué has hecho?

Rosaura se recargó en la pared.

—Bueno, supongo que lo haremos —dijo resignada y se encaminó a la mesa. Ludmila la detuvo.

—No hermana, por favor.

—Sí que tarda el veneno en hacer efecto —dijo Elvira con cara descompuesta—. ¿Será que agarré el limpio?

Guardó silencio, mientras procesaba la información. Si su vaso no era el veneno, tendría que ver morir a sus hermanas. Ella era la mayor, era su responsabilidad cuidarlas y por un descuido, estaban ahora en este predicamento.

—No olviden que las quiero, y díganle a mis papás que me perdonen.

Sin más explicación, agarró los vasos restantes y los apuró a su garganta. Los gritos de sus hermanas fueron lo último que escuchó mientras su cuerpo caía al suelo.

*****

Una luz brillante le hizo abrir los ojos. Estaba en un cuarto blanco de hospital; volteó la cabeza para descubrir a su madre durmiendo en el sillón. Intentó hablar, pero tenía un tubo en la garganta que se lo impedía. Buscó a tientas el mando y lo pulso para llamar a la enfermera. Al poco rato llegó ésta.

—¡Bienvenida!, que susto nos dio. Tranquila que ya le retiro el respirador.

—¿Cómo esta, enfermera? —escuchó preguntar a su madre.

—Permítame retirar el tubo —dijo mientras oprimía el botón para llamar al doctor—. En cuanto el doctor la vea, él nos dará su diagnóstico.

Se escucharon gritos de alegría en los pasillos y Rosaura y Ludmila entraron al cuarto.

—¡Hermana, estas bien! —gritó emocionada Ludmila, mientras Rosaura saltaba alrededor de la cama.

—Tranquilas niñas, no la agobien. Ya viene el doctor.

—¿Qué pasó? —preguntó Elvira.

—Tonta y re tonta —dijo Rosaura—. Los tres vasos tenían un  somnífero, siempre fue su intención dejarnos ir.

Lágrimas rodaron por las mejillas de Elvira mientras una risa incontrolable brotaba de su garganta, fue en ese momento que perdió la razón.

*****

Relato 2 del reto 1 al 52

Advertisements

2 thoughts on “Opción 1, 2 o 3

  1. Muy emocionante la parte en que no sabemos quién se va a beber el veneno. Mientras leía iba pensando en lo horrible que tiene que ser verse en semejante situación.

    Al final te has habladado, eh? Si es que en el fondo eres un trozo de pan 🙂

    Un beso.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s