Historia compartida parte 7

Un muy interesante ejercicio con los compañeros de Literautas. La Historia Compartida en 10 partes. Dejo los links de las primeras 6 partes. Al final encontrarán mi locura.

Saludos y espero les guste.

José Torma

http://soymoriapuch.wordpress.com/2014/05/17/historia-compartida-parte-1-por-moria-puch/

http://astarteh.wordpress.com/2014/05/16/21/

http://ladesdichadesersalmon.wordpress.com/2014/05/18/historia-compartida-parte-3-por-aurora-losa/

http://ladesdichadesersalmon.wordpress.com/2014/05/21/historia-compartida-i-parte-iv-por-sebas-cano-2/

http://primeranaturaleza.blogspot.com.ar/2014/05/historia-compartida-parte-v-por-denise.html#comment-form

http://beyond-kag.blogspot.mx/

 

Parte VII

***

Hacía mucho tiempo que esperaba. El tiempo era de poca relevancia para su especie. Parásito del espacio. Siempre buscando un tibio anfitrión para desarrollarse. La gran explosión lo mandó pegado a una roca que pronto se estrelló con un planeta sin vida y ahí esperó pacientemente. Fue testigo de cómo la vida microscópica iba poblando el planeta azul. Cifró sus esperanzas en los grandes mamíferos que empezaron a caminar en tierra seca, pero sus cerebros no estaban desarrollados más allá de sus instintos primarios, cazar y comer. Aun así, había una especie que lo intrigaba. Bajó de los árboles y empezó a explorar su entorno. Su mirada llena de curiosidad y animo de exploración lo llenaban de excitación. Probó tocar su mente pero estaba muy limitada. Saboreaba su potencial. No tenía prisa, podía esperar a que terminara su evolución.

Una luz incandescente iluminó el cielo con un terrible estruendo que lo sacó de su letargo. Una ola de calor lo arrancó de su roca a la vez que el cielo se ennegrecía. Vio con desaliento como toda la vida que poblaba el planeta era decimada por el impacto de una roca cien mil veces mayor a la que lo había traído aquí.

Volvió a su sueño profundo.

Una sensación húmeda lo trajo de vuelta a la conciencia. Un mamífero de tamaño regular comía pasto a poca distancia de su lugar de reposo. Al ser engullido por la bestia, inmediatamente empezó a reproducirse, el animal no lo rechazaba y pronto estaría en plena madurez.

Observó como el ser que ya una vez había bajado del árbol, ahora caminaba erguido y cubría su cuerpo. Picada su curiosidad permaneció inmóvil. Su anfitrión fue conducido por una especie de pasillo donde otros seres similares le dieron muerte. Sintió pánico al ser desmembrado pero pronto sus células empezaron a regenerase en todas las partes.

****

El par de granjeros que destazaban la vaca no imaginaban lo que en su interior pasaba. Un corte superficial en la mano izquierda fue suficiente para que pudiera ingresar en su sistema. Se encontró cómodo e inicio la transformación.

Inmediatamente su huésped empezó a jadear y a perder el color, se alargaron sus brazos, su cabeza empezó a estirarse mientras un fino vello le empezaba a cubrir el rostro y la piel expuesta. Sus ojos empezaron a sangrar. Sus manos como garras parecían suplicar ayuda. Los grandes colmillos le impedían hablar con claridad. Intuyó el miedo en el otro ser que siguiendo su instinto de supervivencia, intentó escapar por la puerta trasera. Con un par de zancadas lo alcanzó dándole un golpe terrible que lo derrumbó, a la vez que hendía sus colmillos en su espalda. Con gran satisfacción vio como empezaba a transformarse.

El Hombre sintió la mordida de la bestia y sintió pánico al empezar a experimentar la transformación. Con la poca conciencia que le quedaba huyó, buscó refugio en el bosque, pero el hambre era demasiada. No existía satisfacción. Primero empezó comiendo roedores y conejos, pero luego descubrió que los humanos le daban mas satisfacción. Sin embargo estos oponían más resistencia, llegando a lastimarlo. Pronto se dio cuenta de que si cercenaba sus cabezas el festín era más satisfactorio.

Sus hábitos de cacería se fueron perfeccionando, encontró que si comía solo la cabeza podía estar satisfecho por lo que optó por dejar a los cuerpos amarrado en lo alto de los árboles, una galería de trofeos. Hasta el día que escuchó a sus hijos en el bosque. Destripó una vaca para disuadirlos de seguir por ese camino, pero la curiosidad de los niños fue mayor. Se refugió en los árboles pero no se alejó demasiado, quería asegurarse de que estarían bien.

Los vio alejarse, buscó regresar al bosque, pero su nueva naturaleza termino derribando cualquier vestigio de humanidad y emprendió el ataque contra los niños. El grito de un chajá los alertó de su arribo. El más pequeño levantó el rifle y disparó. Cayó al suelo y permaneció inmóvil.

Los sintió acercarse, pero no tenía fuerza para moverse. El mayor le mutiló la oreja y sin pensarlo se la dio a su hermano pequeño, el cual se la llevó a la nariz sin poder evitar olerla.

Los perdió de vista y esperó. En cuanto recuperó fuerza se fue acercando a la casa y lo que vio lo aterrorizó. El más pequeño de sus hijos empezaba a transformarse igual que él. El parásito había ingresado en su cuerpo. Haciendo acopio de todas sus fuerzas emprendió la carrera, empujando al niño mayor recogió el pequeño cuerpo y huyó hacia el bosque.

Gino lo siguió.

 

 

Advertisements

11 thoughts on “Historia compartida parte 7

  1. Sorpresivo y brillante el cambio de perspectiva, y por lo que veo, acertado porque rellena los cabos que habían quedado sueltos, me encantó!

    Like

  2. Te felicito Jose, le has dado empaque a la historia. Además en el momento justo pues ahora es cuando tiene que ir perfilándose el final. Le has dado sentido a la Bestia. Muy bien. saludos

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s